5 Leyes de la Persuasión que te ayudarán a mejorar la conversión de tu landing page

Ya lo tienes, sabes que tu producto es bueno, qué digo bueno, excelente. Ahora el siguiente paso es mostrarlo al mundo, y que tu público objetivo lo desee nada más saber de su existencia.

¿Y eso cómo se consigue? Par hacer crecer en ellos la necesidad de darle al botón de Sí Quiero en tu landing page, hoy vamos a recurrir a las Leyes de la Persuasión de Kurt Mortensen, un crack de la persuasión, y técnicas de venta, cuya lógica aplastante no dejará indiferente a tus clientes:

Comencemos con las 5 Leyes de la Persuasión que te ayudarán a mejorar la conversión de tu landing page

Ley de la reciprocidad. También conocida como de la obligación. Se trata de ese sentimiento de necesidad que nace en nuestro interior, y que nos lleva a “devolver el favor”, o “sentirnos en deuda” con aquél que nos ha dado algo.

De ahí parte la estrategia que utilizamos los marketers, de aportar valor (en forma de ebooks, vídeos gratuitos…), con el fin de ganar puntos y derribar barreras hacia la venta final. ¿Qué os parece? ¿interesante, verdad?

Ley de la conectividad. Cuanta mayor relación tenemos con alguien, estamos más conectados, o nos sentimos identificados, más fácil es que sigamos sus recomendaciones, y elijamos sus productos frente a otros.

Por tanto, diseña una carta de ventas dirigida específicamente a solucionar un problema, y descríbelo de tal modo “que duela”. En definitiva, conecta con tu público, y querrán comprar tu “solución definitiva” para su situación, porque tú sí que sabes realmente qué necesitan.

Ley del reconocimiento, o validación social. No sé si te habrá pasado. Cuando de momento oyes hablar de un determinado producto, y compruebas que todos en tu entorno lo tienen, o piensan comprarlo. Nuestro instinto de pertenencia a la comunidad nos lleva a querer poseer eso que nos asemeja a los nuestros.

Además, si todo el mundo lo quiere ¿será porque es bueno, verdad? Si consigues posicionar tu producto como imprescindible para tu público objetivo, se convertirá en un must que todos desearán poseer.

Ley de la escasez. Siempre valoramos más aquello que tenemos miedo a perder, o sobre lo cual se nos presenta una oportunidad única para disfrutar. De ahí el éxito de las “ofertas de último minuto”, “promociones exclusivas” y, en general, todas aquellas acciones que tengan un plazo concreto para confirmar su compra, o se disponga de pocas unidades.

Ley del equilibrio. Un argumento de ventas debe contener, a partes iguales, componentes emocionales y racionales. Ciertamente, apelar a los sentimientos sirve para generar una actitud positiva hacia la compra, pero necesariamente el corazón ha de tener razones para conquistar al cerebro.

Por ello, no vendas solo ilusión, ofrece un producto útil, con beneficios reales, que ofrezca soluciones tangibles. De este modo razón y emoción se darán la mano para darte el Sí definitivo.

¿Conocías las Leyes de la Persuasión? ¿cómo las aplicas en tus landing pages? ¿cuál es la que mejor te funciona?

About The Author

Nacho Munoz